Encuesta del mes: ¿Dónde se ingenia el futuro?

Antes de entrar a valorar los resultados de la encuesta del mes de Abril, me alegro de poder confirmar la tendencia ascendente del número de participantes. Esta encuesta ha registrado el mayor número de votos desde la puesta en marcha de estas encuestas del mes gracias a la participación de todos vosotros. Mi más sincero agradecimiento.
Dudé bastante al lanzar esta pregunta porque no es sencilla. En cierta medida, un buen profesor es una rara combinación de los cuatro factores que componen las respuestas. La búsqueda se orientaba entonces, a descifrar la cualidad clave, aquella característica insustituible en un buen profesor.

Los resultados hablan por sí solos. Casi la mitad de los participantes consideran que ser un buen comunicador es imprescindible para ser un buen docente. Seguido de casi un tercio (31%) que creen que no puede faltar la capacidad de motivación y un 13 y un 7 % que opinan que un profesor excelente tiene que poseer facultades de buen entrenador y ser accesible, flexible y con capacidad de adaptación.

Coincidiendo con los resultados de la encuesta, desde mi punto de vista, que un profesor sea exigente con sus alumnos y al mismo tiempo sea capaz de adaptarse a las necesidades de cada uno de ellos mostrando flexibilidad y accesibilidad, es tremendamente importante en la consecución de una docencia de calidad. Sin embargo, si estas dos cualidades no van acompañadas de una buena comunicación y una buena motivación, se quedan vacías.

Son, por tanto, las dos características más votadas, las realmente imprescindibles en un buen profesor, produciéndose con frecuencia casos en que la carencia de una de estas dos habilidades da al traste con una asignatura interesante.

Las capacidades de comunicación son un requisito que me atrevería a considerar indispensable para permitir la docencia, siendo además un parámetro relativamente sencillo de medir. No ocurre así con la habilidad de motivar a los estudiantes, facultad un tanto etérea que se gana con la experiencia y con el entrenamiento de metodologías de motivación.

Para terminar las conclusiones sobre este apasionante tema decir que, si es relativamente sencillo discriminar qué cualidades son más importantes a la hora de clasificar a alguien como un buen profesor, utilicemos estos conocimientos para enseñar a enseñar y evaluar la ejecución de nuestros docentes. Persiguiendo como objetivo final una educación de mayor calidad y, en última instancia, un progreso cimentado en el conocimiento.

Para este mes de Mayo quiero proponeros un ejercicio de predicción.

 En los últimos días ha saltado la liebre, gracias al probable ascenso al poder del candidato socialista en Francia. Europa, después de meses desoyendo los consejos de buena parte de los economistas internacionales, empieza a admitir que será necesario potenciar el crecimiento económico e invertir en sectores clave para salir del pozo.

Nosotros, como profesionales técnicos tenemos la ventaja de pertenecer a un sector floreciente en un mundo cada vez más tecnificado y hambriento de máquinas, dispositivos e infraestructuras cada vez más eficientes, útiles y sostenibles.

Ahora bien, no todas las ramas de la ingeniería resultarán tan favorecidas por esta alta demanda tecnológica. Deberán primarse las inversiones en aquellas con mayor proyección de futuro y relevancia social, técnica y económica. De este modo, si tuvieses que elegir una rama de la ingeniería para dedicarle un mayor esfuerzo de inversión, cuál sería:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s