Conversaciones sobre calidad, presitigio y visibilidad con Jóse Angel Sanchidrián

A cuatro días de que las urnas se vuelvan a abrir para decidir al próximo director de la Escuela de Minas, las inquietudes de los estudiantes aún están lejos de despejarse. Aquellos que hemos seguido con interés las elecciones, que me entristece reconocer que somos minoría, hemos conocido de primera mano las propuestas de ambos candidatos y sabemos qué proponen y cómo planean conseguirlo. Aún así, hay rincones de los programas que conviene repasar, para saber cuál es la postura de cada uno acerca de asuntos tan trascendentales como la calidad, el prestigio y la visibilidad de nuestra escuela.

Reproduzco a continuación mi conversación con el profesor Sanchidrián acerca de estos asuntos. He editado las respuestas para hacerlas lo más cortas posibles, para ver las intervenciones enteras podéis visitar el blog del candidato.

Buenos días,

[…] cuando muchos de los actuales alumnos de segundo del GIE hicimos la matrícula para esta carrera, estábamos convencidos de que se impartiría en la ETSII. El cambio de localización no se quedo sólo en eso, sino que para muchos, entre los que me incluyo, supuso un “chasco” que en algunos casos, como en el mío, ha desaparecido y en otros se ha acentuado.
El origen de esta desilusión estuvo en la falta de información acerca de esta Escuela, lo que asociamos directamente con falta de prestigio y de ahí a la falta de calidad (sea este pensamiento reflejo o no de una realidad objetiva).
[…]
Como la confianza en los bancos, la confianza en un centro educativo superior no es trabajo de un día, ni de cuatro años, sino de muchos años siguiendo una ruta orientada a la excelencia.
[…]
Mi pregunta es: […] ¿qué mecanismos concretos propones para asegurar el prestigio internacional de la Escuela y de sus egresados?
Así mismo, aparte de las herramientas de evaluación docente que ya existen, con mayor o menor suerte de eficacia, ¿te planteas instaurar nuevos parámetros de rendimiento docente para evaluar de forma más completa y rigurosa a nuestros profesores?¿Sería factible instaurar algún esquema de reconocimiento/castigo para los buenos profesores y los no tan buenos?
[…]

Respecto a la primera pregunta, me estoy refiriendo a auditores externos de calidad reconocidos a nivel internacional como ABET o trabajar con la ANECA en la mejor orientación de nuestros derroteros académicos.
[…]
El objetivo es claro: formar a ingenieros reconocidos a nivel nacional e internacional, situados en el mismo escalón que cualquier otro ingeniero europeo o estadounidense, siendo punto de referencia, no solo acerca de la minería, sino de la minería y la energía.
No es plato de gusto para nadie oír hablar de “la sucursal fácil de industriales” como se ha escuchado ya en alguna ocasión. Creo que nadie quiere una fama así y menos los estudiantes de la Escuela.

Un saludo,
Alejandro Núñez Jiménez

La respuesta del candidato a director:

Hola. En primer lugar, gracias por tu cuestión y por el interés que refleja. Abordas temas absolutamente medulares de la Escuela, que no sé si podré tratar en toda la amplitud que requieren. Al menos, intentaré dejar claras mis ideas de acción al respecto, que entiendo es lo que deseas conocer en estos momentos. […]

Nuestra Escuela ha tenido etapas de empuje y otras de menos ímpetu. Con carácter general, puedo decirte que los ingenieros de nuestra Escuela siempre han hecho buen papel dentro y fuera de España. […]

Y sin embargo tú traduces una percepción de que nuestra Escuela es de un menor prestigio que otras, como Industriales, por ejemplo. Sospecho que ese prestigio está relacionado, no sé si consciente o inconscientemente, con que las titulaciones nucleares de una y otra Escuela (Ingeniero Industrial e Ingeniero de Minas) tengan una nota de acceso distinta, superior la de Industriales. Esto es algo que no se da solo en la UPM, ni en España. Conozco el sector minero-energético tanto a nivel industrial como académico de Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica y Australia; en las Universidades de estos países, es general la menor demanda hacia estudios minero-energético-petroleros que, por decir algo, hacia estudios de TIC, aeronáutica, o MBA, que se perciben (erróneamente, debo decir) como más prometedores de una carrera profesional brillante y remunerada (digo erróneamente porque el ingeniero mejor pagado en todos sitios es el de los sectores minero y petrolero). En España, cuando no existía el tema de las notas de corte, no había la percepción de que la calidad de Industriales es mayor que la de Minas. Y es verdad que no es así. Pero también es verdad que no podemos dormirnos, y que en los últimos tiempos no hemos apretado como lo está haciendo todo el mundo, empezando por nuestro entorno más inmediato.

Hemos dejado que la Escuela llegue a posición de extrema debilidad en los estudios de postgrado, que son los que de verdad prestigian un Centro. Como ha quedado dicho en posts anteriores, la Escuela sólo tiene un máster adscrito en estos momentos, el MIMARMA, y nada más. El Máster de Ingeniero de la Energía, que fue concebido, construido y empujado desde el primer momento por nuestra Escuela, al final ha sido abducido por Industriales, en un alarde de impericia y debilidad por parte de los responsables de nuestra Escuela. Ahora toca reconducir la situación con nuevas ideas y con estrategias de hacer nuestras titulaciones más atractivas, como puede ser la doble titulación Minas/Energía que hemos planteado también en este blog. Y no sólo con el Máster profesional, sino que hemos de ofrecer másteres más breves y específicos, como el de Minería sostenible, Petróleo, Eficiencia energética, etc., que nos permitan captar estudiantes que deseen especializarse en estos campos concretos, provenientes de cualquier parte del mundo. Así ganaremos prestigio internacional, lo que debemos hacer sobre las siguientes bases:

1. Una buena parte de los másteres deben cursarse en inglés. Cualquier acción en este sentido será bien vista, además, por nuestro Rectorado, que con muy buen criterio está empujando a las Escuelas a ello, puesto que es la forma de abrirse al mundo y de posicionarnos de verdad a nivel internacional. Y un grado como mínimo (tal vez el GIE mismo) debería ser, al menos, bilingüe.

2. Las acreditaciones de calidad. Tenemos un plan de calidad encima de la mesa que debemos poner en práctica. Tenemos además experiencia en calidad en la Escuela, a través del MIMARMA, uno de los pocos masters de la UPM que tiene la mención hacia la excelencia, y que ha tenido que pasar ya acreditaciones y en este mismo año la evaluación de su plan de calidad. Una vez en marcha el plan de calidad, debemos acudir a una acreditación internacional como ABET.

3. Seguir potenciando la investigación; cada proyecto internacional, cada publicación internacional, cada congreso internacional al que asisten nuestros profesores da buena imagen de la Escuela y acrecienta su prestigio. Todos los profesores sabemos que tenemos que trabajar en esa línea, ya que nuestras evaluaciones periódicas a nivel regional y nacional así nos lo exigen; salirse de ella supone marginarse como profesor. Por parte de la dirección de la Escuela ayudaremos al profesorado a obtener los índices de calidad requeridos, y especialmente ayudaremos a los más jóvenes a desarrollar su carrera; una forma de hacerlo es favoreciendo la colaboración entre distintos departamentos y grupos de investigación lo que, además, garantizará la viabilidad de los mismos a medio plazo, pues permitirá a su profesorado acreditarse como profesor permanente.
[…]

4. Reformar la parte “social” de la Escuela, con las siguientes actuaciones:
4.1. Renovar el consejo asesor de la Escuela con personas que tengan de verdad capacidad ejecutiva en sus organizaciones y empresas, para que dicho consejo pueda de verdad tomar decisiones vinculantes de dichas organizaciones. Dicho consejo debe, además, ampliarse a empresas no radicadas en España. […]
4.2. Potenciar una red de “Minas Alumni”, o antiguos alumnos, que sirvan de permanente estímulo, sugerencia y contactos para el empleo. Hoy día tenemos antiguos alumnos en multitud de países, es una red internacional que no se explota en absoluto. Por supuesto, esa red debe estar en LinkedIn. Basta con lanzarla, en unos días estoy seguro que tendremos unos cuantos cientos de seguidores. Y en unos meses, varios miles.

No somos sucursal fácil ni difícil de nadie. Ese es un reduccionismo absurdo y estéril. Contadles a los de Industriales lo fácil que son Electromagnetismo, Fluidos o (por no irme de rositas) Calor y Materia. Tenemos nuestro campo, amplio y profundo, que no es ni más ni menos que el de las tecnologías sobre las que descansa el bienestar básico y el desarrollo del mundo: las materias primas y la energía. Nuestro reto es su aprovechamiento económico, óptimo y sostenible. Debemos ser muy conscientes de ello (vosotros los estudiantes incluidos) y hacerlo valer, dentro y fuera. Y trabajar duro todos, con la Dirección al frente, para ser cada vez mejores. En unos años será evidente que habremos mejorado frente a la situación actual, estaremos en una posición de seguridad y percibiremos nuestro futuro con confianza.

Un saludo cordial,

José Angel Sanchidrián

He tratado de acortar las respuestas lo máximo posible, tratando de no cambiar el sentido o el significado del conjunto, pido disculpas si alguien cree que la edición “contamina” la respuesta del candidato, le recuerdo que puede ver las intervenciones íntegras aquí.

Vosotros también podéis participar en el debate, tanto en el blog de Sanchidrián como en el mío, los canales de interacción están abiertos. Es un tema importante y espero tu opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s