El Mix energético, conferencia de Jorge Blázquez

Hace un par de días, el lunes 6 de Junio, tuvo lugar la conferencia: “El Mix Eenergético: al ritmo de los equilibrios económicos y geopolíticos”; realizada por Jorge Blázquez, actual presidente de CORES; en la EOI de Madrid.Ante un tema tan interesante y tan candente como es la composición del mix energético mundial y el español, no pudimos por menos de acercarnos.

La conferencia comenzó repasando el panorama mundial de la energía, haciendo especial hincapié en el cambio de tendencia en el que estamos inmersos. La importancia  de los distintos países, en el mercado energético, es un índice claro del desarrollo económico y la riqueza de los mismos. En este sentido, se está produciendo una inversión de papeles. Los países de la OCDE están perdiendo peso para cederlo a las grandes potencias emergentes, en especial India y China.



El crecimiento del consumo y la producción de energía a nivel mundial, previsto para 2030, se deberá casi en exclusiva al empuje de los países emergentes. La producción energética en los países de la OCDE decrecerá en más de un 15% sumado al espectacular aumento chino del 8.8 al 20.5 en menos de medio siglo. En cuanto al consumo se refiere, los datos son muy similares.



En lo referente a las reservas mundiales de recursos energéticos y su utilización, lo más relevante es el mantenimiento del peso en el mix energético de los combustibles fósiles, dentro de los cuales el gas desplazará ligeramente al carbón en los países desarrollados, mientras que el carbón ganará importancia, debido a que su distribución homogénea en la corteza terrestre, le confiere seguridad de suministro, disponibilidad y precios competitivos; atrayendo enormemente a los países emergentes.



En líneas generales: se prevee un aumento del consumo energético de en torno al 36% para 2030, dónde la mitad del incremento será asumido por los combustibles fósiles hasta alcanzar los 115 millones de barriles de petróleo al día. Este panorama prevee una intensificación en las emisiones del CO2 derivadas del uso del carbón.

Abandonando el panorama del mix mundial, nos centramos en la situación española, que no difiere demasiado. El porcentaje de fósiles se ha reducido moderadamente desde los setenta, con un desplazamiento del petróleo en favor del gas.


No obstante, los datos más preocupantes acerca del panorama energético español es la alta dependencia del exterior (con grados de autoabastecimiento menores del 30%) que provocan un fuerte desequilibrio de la balanza comercial. En este punto, las renovables poseen un punto a favor, ya que ayudan a reducir esa dependencia exterior tan aguda.

Mientras tanto, algunos datos son positivos ya que el consumo se reduce. Pero este hecho, que pudiera parecer circunstancial [crisis económica], posee especial relevancia ya que se debe a la mejora de la intensidad energética.


Finalizamos la revisión del panorama local y pasamos a enumerar los factores que determinan la composición del mix energético para cada estado: Eficiencia; Seguridad, Sostenibilidad; Competitividad y Disponibilidad.

Omitiendo la eficiencia, que supone un criterio fundamental, siempre presente en la construcción del mix, comenzamos por estudiar la Seguridad de suministro. El suministro se ve afectado por factores geopolíticos, guerras, terrorismo o desastres naturales, que decantan el mix hacia una fuente de energía u otra, en función de su estabilidad. Este factor es capital ya que la escasez de suministro haría tambalearse a cualuier estado, como ocurrió en la crisis del ’73. Para evitarlo, los países poseen reservas estratégicas de hidrocarburos con los que pueden hacer frente a una escasez de los mismos.

El siguiente factor clave, la Sostenibilidad, cobra especial importancia ante las evidencias del cambio climático (aquí se oyeron algunas discrepancias acerca de si el análisis de series que abarcan apenas un siglo (concentraciones de CO2) tiene alguna relevancia desde la perspectiva del tiempo geológico). Las perspectivas a nivel mundial no son muy agradables, precisamente por esa subida del carbón que ya apuntabamos antes, en los países emergentes. Cabe destacar que la pérdida de importancia de las emisiones europeas frente a las de los países emergentes es especialmente preocupante, como comentaremos después.


Los dos siguientes factores, tanto la competitividad (coste) como la disponibilidad del recurso, desvelan los puntos flacos de las renovables y elevan a los fósiles como fuentes más rentables y, junto a la nuclear, más firmes (capacidad de asegurar el suministro).

Con todo ello, Jorge Blázquez apuntaba el futuro del mix energético y abría numerosos interrogantes de difícil respuesta. Dejando claro que los futuros actores del mercado energético serán los países emergentes, a costa de los países desarrollados. Además anota factores que cambiarán el panorama de la energía en el medio y largo plazo: la electrificación progresiva de la sociedad (incluyendo el transporte), el desarrollo de nuevas tecnologías (renovables) y fuentes de energía (gas no convencional); así como las convulsiones globales, como las que está sufriendo el mercado energético con la primavera árabe y el desastre de Fukushima.

Concluye la conferencia con la aseveración de que el mix energético no se modificará drásticamente, manteniendo a los hidrocarburos como principal fuente de energía, en gran parte por su relevancia en los mercados emergentes.

Acabada la conferencia se inició un intenso debate, tan atractivo como la propia conferencia, en el cual se trataron varios temas. Se comenzó por la cuestión de las nucleares españolas en alusión al futuro cierre alemán. A lo cuál Jorge Blázquez respondió que “al igual que cualquier otra fuente energética, son prescindibles” y que “su cierre no es una decisión técnica y es algo que tendrá que resolver cada país“, apuntando a que “las centrales españolas llevan mucho tiempo amortizadas y son una fuente barata de energía. La cuestión es si nos interesa desprendernos de una fuente así y asumir el coste de su sustitución por otras“.

A continuación se habló del carbón español, con un encendido debate acerca de la sostenibilidad de su uso y su rentabilidad (apuntando a sus características, lejos de ser óptimas); donde se llegó a poner en tela de juicio el calentamiento global para defender su uso.Cerrándose el tema con la alusión a los famosos NOx.

En cuanto al mix energético, se discutió el escaso avance que se prevee a las renovables con una acusación de demagogia en la comparación de precios de renovables y convencionales presente en una diapositiva, debido a su antigüedad.

También se rozó, aunque muy ligeramente, el espinoso tema del déficit de tarifa, con una pregunta clara y directa: ¿Se podría achacar el déficit de tarifa completamente a las renovables?, a lo que Blázquez, un poco incómodo, respondió con un “No, aunque sí son una parte importante del mismo“.

El análisis personal es tremendamente complejo, ya que los temas que se tocaron son muy abiertos. Me preocupa especialmente el repunte en las emisiones de CO2 provenientes del progresivo aumento en el uso de carbón por parte de China e India, ya que, sumado a la marginalidad a la que quedarán relegados los países desarrollados en 2030, genera una visión muy negra del futuro si tenemos en cuenta que, casi en exclusiva, son éstos (los países desarrollados) quienes más fuerte apuestan por la sostenibilidad y el descenso en la contaminación. El desesperanzador fracaso de la cumbre de Copenhague hace ya un tiempo, demostró que los países emergentes y particularmente los BRIC no tienen el más mínimo interés en arriesgar su boyante crecimiento económico por asegurar la sostenibilidad del planeta. Aferrándose al infatil argumento de “tú ya contaminaste antes, ahora me toca a mí”, promenten un futuro de magnífico desarrollo económico y pésimo estado medioambiental.

Mirando hacia casa, una de cal y una de arena: el mantenimiento del mix energético y con ello, el peso de los hidrocarburos, me desilusiona; sin embargo la adopción por parte de la UE del plan 20/20/20 y los buenos datos de la eficiencia en España, unido a la esperanzadora electrificación de los transportes (aquí hay también tema para rato), consiguen vislumbrar alguna bombilla, de bajo consumo, entre el humo emergente.

PD: todos los gráficos han sido extraídos de la presentación original de Jorge Blázquez, bajo la licencia CC; quién indica en cada caso su procedencia inicial.

Agradecimientos a la EOI y a Jorge Blázquez por compartir su trabajo con licencias creative commons.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s